26 de octubre de 2013

Relog III

El pelo empapado se le pega al rostro mientras el viento le azota el cuerpo, haciéndole sentir escalofríos. Pero dejó de importarle el frío desde que sabe que él no volverá para quitárselo.
Cierra los ojos y navega por los mares de su imaginación, buscando los recuerdos que juró guardar bajo llave. Con mucho cuidado abre esa puerta y tras ella millones de momentos le empiezan a asediar, inundando su cabeza de instantáneas, experiencias, sentimientos que había procurado olvidar.
-Cómo olvidar esa sonrisa cuando le mordías el labio. Cómo olvidar esas siestas en el cesped. O su manera peculiar de quererte.. pero sobre todo, cómo olvidar los momentos amargos que pasaste por  su forma de querer, esas tardes a solas añorando cada instante de su piel...

Olvidar, esa era la clave que ella necesitaba encontrar para que el camino se hiciese mas llano.
Le gustaba tanto la lluvia.
Aún recuerda la última vez que lo vio, mientras que el cielo lloraba...y después...
después se quedó todo parado... y aún espera que las manecillas del relog sigan su curso...

22 de octubre de 2013

El relog II

El soñaba cada noche volver a verla. Con aquella vez que consigió que sus miradas se cruzasen, y que por un solo instante, el mar embrabecido de los ojos de ella fuera solo para él.
El sueña, y es lo único que puede hacer, pues no puede vivir, no puede correr, no puede sentir...
¿recuerda acaso el tiempo que lleva así?
¿lo recordará ella?
La añora tanto que desde su oscuridad cree sentirla, cree escuchar sus llantos. Lo que mas le duele es que apenas recuerda su risa.
El tiempo sigue pasando...
¿hasta cuando?

20 de octubre de 2013

Relog I

Ella subio a la terraza, necesitaba despejarse y pensar. Necesitaba que la lluvia le azotase en la cara, que el frio se le calara hasta dejarla sin sentir los dedos. Pero lo que mas añoraba era sentir.
Sus lagrimas se confundieron con la lluvia, su llanto se ahogó, pero ese dolor, ese maldito dolor que la asediaba seguía allí.
¿cuando dejaria de buscarlo por cada calle?
Tal vez cuando sea demasiado tarde... cuando la solución se halla escapado de sus manos, o cuando su vida se esfume como se esfumó la noticia del medico.
¿cuanto quedaba?
Tic...
Tac...