4 de marzo de 2014

Hablemos de cosas de la vida.

¿Os he hablado alguna vez de los ombligos?
No son mas que la señal, que llevamos a cuesta durante toda nuestra vida, de que estamos vivos. Es importante cuando estamos en el vientre materno, pero una vez salimos a la vida, Se convierne en un orificio extraño que nos adorna.
Pero ¿porque algunas personas solo miran el suyo, si lo fascinante es que todos tenemos uno igual?
Toda persona, sea como sea, lleva consigo un ombligo, una historia y una vida.
Creo que sería todo el mundo más feliz si se aceptase que de ombligos esta lleno el mundo y todos son iguales.

Se que llevaba tiempo sin escribir, pero cuando se esta inspirada...
Buenas noches

1 comentario:

  1. Tu hablas de los ombligos y yo de los dedos de los pies. Me fijo en ellos en piscinas y en playas por ser todos diferentes. Yo creo que son la segunda cara de las personas...me parto de risa porque los míos son perfectos; nada comparables con otros dedos....
    Pero amiga, otra cosa son los ombligos....uyyy los ombligos si te dijera cuando están llenos de pelusilla y hasta hay chistes de hacer un cojín con esa pelusa. Pero para serte claro, me impresionan esos ombligos que están abultados en forma de lobino....como si fueran una hernia. Da pavor desnudarse en una piscina y tener dedos de los pies estrafalarios con ombligo abultado algo así como media naranja...

    ResponderEliminar

Palabras...