14 de agosto de 2014

Reloj IX

El sabe que esa mirada es diferente, pero aún así la busca durante un segundo para volver a apartar la mirada.
El conoce los secretos que sus ojos esconden, fue quien los descubrió, quien los abrió. Fue él quien vislumbró los colores que se escondían en el alma de la chica.

Sabe, o cree intuir, el porque de aquellas lágrimas. Le parecen amargas, agrias. Sólo con verlas recorrer sus mejillas aprecia que han perdido su dulzura, o al menos, la dulzura que se escondía para él.

A pesar de que sabe que todo su cuerpo está dolorido, sólo siente el profundo dolor que se está escondiendo en su pecho y está queriendo salir.
Aguanta...


2 comentarios:

  1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  2. Se busa la claridad y
    el valor de decir
    Nunca los acertijos...





















    ResponderEliminar

Palabras...