24 de junio de 2015

Reloj XI

Rabia, impotencia, dolor, astío...eran sentimientos que iban naciendo en su corazón conforme sus pies iban realizando un movimiento habitual. ¿Era posible que todo el sentimiento pasado se volviera en su contra?

Ella sintió, por un instante, que su cuerpo se alejaba de su alma, que podía verlo caminar hacia ningún lugar mientras su pequeño ser decidía encerrar sus sentimientos en aquella habitación olvidada donde tiempo antaño residió una niña asustada. El baúl desordenado que había dejado olvidado volvió a abrirse, con el simple propósito de esconder aquel pedazo de sentimiento que formaba parte de su desnutrido corazón. Aquella colección de sentimientos se volvieron similar a un vaso roto en mil pedazos, imposibles de unir.

Sólo le quedaba volver a empezar...


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Palabras...